• contactanos@rehably.es
img-Desarrollo de la adiccion al cannabis

Desarrollo de la adicción al cannabis

RESUMEN

    Una de las sustancias más populares que se consume bien en forma de "hachís", una resina procesada del arbusto, o de "marihuana" que se obtiene de triturar hojas, cogollos y tallos. Normalmente, se consume mezclada con tabaco. Su consumo a largo plazo está relacionado con depresión, ansiedad y psicósis y genera adicción con síntomas como irritabilidad, problemas de insomnio, disminución en el apetito...

    La planta de la que se obtiene el cannabis realmente se trata de un arbusto que puede crecer prácticamente en cualquier suelo, tiene hojas perennes, serradas y lobuladas. En el tallo las hojas crecen a intervalos regulares.
    Existen ejemplares machos y hembras, estás últimas tienen mayor potencial de crecimiento dando lugar a cogollos o flores los cuales también crecen del tallo y tienden a formar racimos dependiendo del tipo de arbusto.
    El origen inicial del arbusto se localiza en la zona indoasiática, es decir la región comprendida entre India y China.

    Usos antiguos de la planta de cannabis

    En las antiguas civilizaciones indias se utilizaba con fines rituales, pero también con medicinales.
    Otro uso que se le daba consistía en la obtención del cáñamo para la fabricación de tejidos. Cierto es que también hay cultivos originarios de países como Afganistán, Jamaica, México, etc.
    En función del lugar de origen distinguimos dos tipos de arbusto:

    • Cannabis Sativa: Propia de regiones ecuatoriales como, México, Jamaica, Tailandia, sur de la India..
    • Cannabis Índica: Es más propia de Afganistán, Pakistán, Tíbet, Nepal y norte de la India..

    ¿Qué diferencias hay entre Sativa e Índica?

    La índica es un arbusto más compacto, robusto y de menor tamaño que la Sativa. Los cogollos de esta última suelen ser más grandes porque no forman racimos si no que crecen por la longitud de todo el tallo y ramas.
    En cuanto al tiempo de floración, la índica es más rápida, más concretamente 40-60 días, mientras que la Sativa precisa de 60-90 días.
    En contraposición, la índica requiere menos tiempo para el crecimiento del arbusto en sí por lo que los tiempos se equiparan si tenemos en cuenta el tiempo de crecimiento vegetativo y de floración.

    El hachís suele tener un porcentaje THC entre el 15-50%; la marihuana entre 1-6% y el aceite entre un 20-50%.

    En cuanto a los efectos en nuestro cuerpo la índica produce una sensación de relajación e incrementa algunos de los sentidos mientras que la Sativa genera un efecto psicodélico de activación.

    Sativa Índica
    Lugar Ecuatoriales Montañosas
    Altura Más alta y esbelta Menos alta y más robusta
    Flores Crecen separados Crecen próximos
    Tiempos +++ crecimiento/++ floración ++ crecimiento/+++floración
    Efectos Relajación Psicodelia/Activación

    Principios activos del cannabis

    Los principios activos extraídos del arbusto se denominan cannabiniodes; los más relevantes desde son el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD).
    El THC es el principal responsable de los efectos psicoactivos cuando se consume cannabis.
    El CBD, menos activo del THC, presenta efectos más relajantes.
    El porcentaje de cannabinoides depende del tipo de arbusto consumido, pero en general se encuentra en grandes concentraciones en los cogollos de los arbustos hembra.

    ¿Cómo se puede consumir el cannabis?

    El hachís es, básicamente, una resina procesada del arbusto. La marihuana es el resultante de triturar las hojas, cogollos y tallos. El cannabis en forma de polen es un polvillo muy fino que se obtiene de triturar los cogollos.
    El hachís o chocolate suelen fumarse mezclado con tabaco. La marihuana o maría, también se fuma, pero sola.
    Existe también la posibilidad de consumir la sustancia por vía oral mediante la obtención de aceite.

    ¿Qué forma de presentación tiene más concentración de THC?

    El hachís suele tener un porcentaje de 15-50%; la marihuana entre 1-6% y el aceite entre un 20-50%.
    La manipulación genética y la mejoría en las técnicas de cultivo están determinando una mayor concentración de THC.
    En cuanto a los cannabiniodes sintéticos, también denominados Spice, tienen su origen en los años 70 gracias a compañías farmaceúticas que buscaban el efecto analgésico y relajante evitando el psicoactivo, cosa que no llegaron a conseguir.
    Suelen presentarse en continentes plásticos a modo de bolsa cerrada al vacío; en su interior se objetiva una amalgama a modo con textura de incienso.
    Los cannabiniode sintéticos en general contienen tres componentes:

    • Cannabinoides síntéticos: Existen hasta seis grandes grupos diferentes..
    • Componentes herbales: Con supuestos efectos psicoactivos en concentraciones poco claras..
    • Vitamina E: Se utiliza básicamente para evitar la detección de los componentes reales del Spice..
    La principal vía de comercialización del Spice es internet; la legislación en cada país varía y en algunos casos es laxa o incluso no hay legislación al respecto.

    Desarrollo De La Adicción Al Cannabis

    Para entender la enfermedad de la adicción al cannabis hay que entender como entra el THC o Tetrahidrocannabinol en nuestro cuerpo, como se absorbe, cómo y dónde actúa y finalmente cómo se elimina.

    La vía de administración es el factor que determina la mayor o menor concentración en sangre del THC. La vía más usual de consumo es la fumada.
    Por medio de la vía fumada se absorbe entre el 10 y 25 % del THC que contiene un porro, influyen factores como el número y profundidad de las caladas.
    En el cannabis fumado el THC alcanza su máxima concentración en sangre a los 5-10 minutos, pero los efectos se aprecian a los pocos minutos de haber iniciado el consumo, pudiendo llegar a durar horas.
    Como hemos visto en párrafos anteriores, el aceite tiene la mayor cantidad de THC; este se consume por vía oral en diferentes presentaciones (pasteles, infusiones, etc.).
    En la ingesta oral la absorción es irregular, lo que determina la concentración máxima en sangre y que los efectos tarden horas en aparecer.

    El THC es el principal psicoactivo del Cannabis y, al ser fumado, se absorbe entre el 10% y el 25% del mismo.

    Tipos de receptor en los que actúa el THC una vez en el organismo

    Existen dos tipos de receptores.
    El tipo I se localiza fundamentalmente en el sistema nervioso central mientras que el tipo II tiene una localización fundamentalmente periférica.
    Estos receptores forman el denominado sistema endocannabinoide, a ellos se le pueden unir cannabinoides propios del organismo, además de cannabinoides externos como el THC y canabinioides sintéticos.
    El cannabis se elimina fundamentalmente por orina y heces.
    En consumidores crónicos la eliminación es más duradera porque hay acumulación en tejido graso.

    Consumo de cannabis y factores de riesgo.

    El consumo de cannabis suele iniciarse a edades tempranas en contexto social y/o lúdico. Al principio, el consumo es de fines de semana. Poco a poco la dosis consumida se va incrementando; esto estaría explicado por el fenómeno de tolerancia (para conseguir el mismo efecto hay que incrementar la dosis).
    La siguiente etapa suele ser de un consumo 2-3 veces por semana al finalizar el colegio/estudios o la jornada laboral.
    La supuesta ausencia de peligro y la creencia que no es una droga dura son los determinantes para que la frecuencia del consumo se incremente.
    Llega un punto donde la persona comienza a consumir sola y de manera diaria.
    Algo llamativo, y que la gran mayoría de los pacientes refieren, es la necesidad de fumarse un porro antes de dormir.

    Como factores de riesgo para una adicción al cannabis destacan:

    • Entorno familiar y/o social consumidor..
    • Conductas familiares permisivas respecto a las drogas..
    • Existencia previa de una enfermedad psiquiátrica independiente..
    No suele ser frecuente que la gente solicite ayuda profesional por un consumo exclusivo de cannabis. Lo más predominante son menores llevados por sus padres o que tengan una multa o sanción administrativa conmutable por tratamiento.
    En adultos, suele haber consumo concomitante con otras drogas, planteando ayuda para estas, pero no para el cannabis; de hecho, muchos autores sostienen que el cannabis es la droga facilitadora o puerta de entrada a otras.
    Otro perfil de paciente que solicita ayuda profesional es aquel en el que el consumo ha determinado una consecuencia psiquiátrica grave que ha precisado ingreso hospitalario.

    Criterios para el diagnóstico de la adicción al cannabis

    La adicción al cannabis, al ser una enfermedad, tiene que ser diagnosticada por un facultativo sanitario (médico de familia, médico internista, psiquiatra o psicólogo clínico) el cual mediante una serie de herramientas determina el diagnóstico.

    ¿En qué criterios nos basamos para diagnosticarla?:

    • El paciente consume cannabis frecuentemente con dosis crecientes durante más tiempo del previsto..
    • Existe un deseo continuo de consumir e intentos fracasados de abandonar el consumo..
    • La persona invierte tiempo en actividades que le permiten acceder al consumo..
    • El consumir cannabis determina abandonar o reducir las tareas en los ámbitos laboral, escolar, familiar y ocio..
    • El paciente mantiene el consumo pesar de que ello le genera problemas sociales y personales..
    • El recurrir en el consumo produce problemas orgánicos..
    • La persona sigue consumiendo a sabiendas de que ello puede determinar o empeorar problemas físicos o psicológicos..
    • Cuando el consumo se mantiene en el tiempo se ha de aumentar la dosis respecto a la previa para conseguir el estado de euforia deseado; a esta situación se le denomina fenómeno de tolerancia.

    Contactanos