• contactanos@rehably.es
img-Desarrollo de la adiccion a la heroina

Desarrollo de la adicción a la heroína

RESUMEN

    La amapola, adormidera, planta del opio o pappaver somniferum es una planta de la familia de las papaveraceas originaria de los países de la cuenca mediterránea, aunque hoy en día crece en campos y caminos de prácticamente todo el mundo (se cree que Alejandro Magno la llevo a Asia). Puede llegar a medir un metro de alto y tiene un tallo de color verdeazulado. Sus hojas, que no tienen pelo, son de superficie brillante, anchas y onduladas. Sus flores suelen ser blancas o violetas y se caracterizan por tener forma de cáliz. Sus frutos son capsulares y llenos de semillas oscuras.

    Historia De La Heroína

    De los frutos, mediante métodos tradicionales (se hacen cortes en el fruto para que salga una resina que al secarse da lugar a un látex por secado llamado opio) o más modernos -desecación, trituración y separación-, se obtiene una serie de productos naturales llamados opiáceos.
    Los opiáceos según su estructura química se dividen en dos grandes grupos:

    • Fenantrenos: Morfina, codeína y tebaína
    • Benzillisoquinolinas: Papaverina y noscapina.
    El opio ha sido utilizado en muchas culturas y civilizaciones a lo largo de la historia de la humanidad. Hay registros en el Papiro de Ebers de que ya era usado en el antiguo Egipto y antes por los sumerios (3000 A.C.).
    En Grecia había cultivos destinados a la producción de adormidera, la cual se empleaba como analgésico, antidiarreico y ansiolítico; de hecho, Hipócrates en sus obras lo recomendaba para tratar los cuadros de histerismo. Sus propiedades analgésicas y relajantes también fueron explotadas por los romanos.
    El mayor representante de la medicina islámica Ibn Sina o Avicena (siglo IX) defendía acérrimamente sus propiedades como eutanásico, anestésico y analgésico.
    En siglo XIX, por la confrontación de intereses comerciales entre China y el Imperio Británico, tuvieron lugar las denominadas Guerras del Opio.

    La heroína fue creada en 1898 por el laboratorio alemán Bayer con el fin de comercializar una alternativa a la morfina creyendo que no tenía tanto potencial adictivo como esta última

    Los cultivos de adormidera, a día de hoy, son empleados por la industria farmacéutica para fabricar diversos fármacos analgésicos; de hecho, en nuestro país existen plantaciones de hasta 13.000 hectáreas explotadas por empresas privadas. Estos cultivos están custodiados por fuerzas de seguridad del estado.
    Los principales exportadores de adormidera para su uso ilegal, es decir, para la fabricación de heroína, son Afganistán, Tailandia, Laos, México, Colombia y Bolivia.

    ¿Es lo mismo opiáceo qué opioide?

    No, el término opiáceo hace referencia al origen, es decir, son sustancias que se obtienen de la adormidera. Algunos autores también denominan opiáceos a los productos químicos derivados de la morfina. Opioide hace referencia a aquellas sustancias que tienen un efecto similar al de la morfina.

    Diferencia entre opioides y opiáceos

    Algunos ejemplos sirven para entender su clasificación:

    • Opiáceo Opioide: Morfina
    • Opiáceo no opioide: Papaverina
    • Opiáceo semisintético opioide: Heroína o diacetilmorfina
    • Opioide sintético no opiáceo: Metadona y petidina
    A lo largo de los siguientes apartados desarrollaremos la enfermedad de la adicción a la heroína y aquellos opioides sintéticos que han demostrado tener alto potencial adictivo detallando de forma especial sus efectos, síntomas y tratamiento.
    La heroína fue creada en 1898 por el laboratorio alemán Bayer con el fin de comercializar una alternativa a la morfina creyendo que no tenía tanto potencial adictivo como esta última, esta teoría que se vino rápidamente abajo cuando se empezaron a describir los primeros casos de adicción.
    La heroína pura, sin adulterar, se presenta en forma de polvo blanco y fino.
    Con base en la adulteración química y la pureza de la mezcla existen cuatro tipos de heroína:
    • Heroína base o Tsao-ta: Presenta un color variable que puede ir desde gris claro a gris pardo, amarillento o incluso rosa. Es el resultado de unos pocos procesos químicos. Si se continúa adulterando puede dar lugar a los dos siguientes tipos. Su procedencia es el sudeste asiático.
    • Brown sugar o heroína marrón: Es la más consumida. Como su nombre indica es de color marrón y de aspecto terroso. Suele estar cortada con azúcar o estricnina; al igual que la anterior procede del sudeste asiático (Laos, Tailandia, etc.). Su pureza oscila entre el 25 y 50%.
    • Tailandesa: Se caracteriza por ser un polvo blanco o amarillento. En comparación con los demás tipos es la de mayor pureza (90% o más). Al igual que las dos anteriores también procede de los países del sudeste asiático.
    • Mexicana, negra o alquitrán negro: Es la de menor pureza. Tiene consistencia de resina espesa y oscura. En Europa apenas se consume este tipo siendo más propio de Norteamérica.

    Formas de consumo de la heroína

    La heroína se puede consumir por vía esnifada, fumada, por vía intravenosa o por vía intramuscular. Lo más frecuente es que se consuma por vía fumada o intravenosa.
    La vía de administración determina la intensidad de los efectos y la duración de los mismos; por ejemplo la vía intravenosa es aquella con la que se consiguen los efectos más intensos pero los de menos duración.
    En cuanto a los opioides sintéticos con potencial adictivo relevante destacamos la meperidina, el fentanilo, la nortilidina y el desmetiltramadol.

    Forma De Actuación Y Fases De Consumo

    La adicción a la heroína es una enfermedad crónica de lenta instauración que requiere una serie de factores ambientales, genéticos y aquellos derivados del efecto químico de la propia sustancia.

    Al igual que la cocaína, el alcohol y otras sustancias el consumo mantenido de heroína determina una serie de cambios neuroquímicos en nuestro cerebro con una salvedad, consistente en que el efecto está mediado directamente por la heroína y no de manera indirecta como en el caso de la cocaína.

    ¿Cómo es el desarrollo de la adicción a la heroína?

    En líneas generales podemos decir que la heroína actúa sobre unos receptores cerebrales del circuito de recompensa produciendo euforia y bienestar (por aumento de la dopamina); esto hace que el individuo incremente la frecuencia de consumo para alcanzar dicho estado, pero, a su vez, también condiciona el fenómeno de tolerancia, es decir, que para conseguir el mismo efecto hay que aumentar la dosis consumida.
    Otro detalle importante, que explica la aparición del síndrome de abstinencia, es que las concentraciones del neurotransmisor noradrenalina se disparan cuando se disminuye la dosis o cesa el consumo bruscamente generando la clínica del síndrome de abstinencia.
    Por tanto, la búsqueda de la euforia y la evitación del síndrome de abstinencia hacen que la persona aumente la frecuencia y la dosis en el consumo.
    Todos estos cambios no se instauran de manera brusca y completa, sino de manera gradual y progresiva, correlacionándose con unas fases en el consumo.

    • De contacto: La persona consume por primera vez heroína, suele hacerlo en grupo y por vía esnifada. En algunos casos el consumo puede hacerse solo.
    • De incremento: Al experimentar el bienestar y euforia generados por el consumo la persona va incrementando el consumo en frecuencia y dosis. Es aquí donde puede haber un cambio en la vía de administración.
    • De meseta: La persona presenta un patrón de consumo regular; aún consigue evitar los problemas asociados. El consumo no le aporta efectos indeseables por lo que tiene la falsa creencia de que “controla” el consumo.
    • De consecuencias: Empiezan a ser patentes las consecuencias derivadas del consumo (laborales, económicas, legales, familiares, físicas y psicológicas). En esta fase es cuando la persona se plantea dejar el consumo. Si lo intenta por su cuenta, sin ayuda profesional, suele haber un corto periodo sin consumir que acaba desembocando en la segunda o tercera fase.

    Criterios para el diagnóstico de la adicción

    La adicción a la heroína, al ser una enfermedad, tiene que ser diagnosticada por un facultativo sanitario especialista en adicciones (médico de familia, médico internista, psiquiatra o psicólogo clínico) el cual mediante una serie de herramientas determina el diagnóstico.

    ¿En qué criterio nos basamos para diagnosticarla?

    • El paciente consume heroína frecuentemente con dosis crecientes durante más tiempo del previsto.
    • Existe un deseo continuo de consumir e intentos fracasados de abandonar el consumo.
    • La persona invierte tiempo en actividades que le permiten acceder al consumo.
    • El consumir heroína determina abandonar o reducir las tareas en los ámbitos laboral, escolar, familiar y ocio.
    • El paciente mantiene el consumo pesar de que ello le genera problemas sociales y personales.
    • El recurrir en el consumo produce problemas orgánicos.
    • La persona sigue consumiendo a sabiendas de que ello puede determinar o empeorar problemas físicos o psicológicos.
    • Cuando el consumo se mantiene en el tiempo se ha de aumentar la dosis respecto a la previa para conseguir el estado de euforia deseado; a esta situación se le denomina fenómeno de tolerancia.
    • El paciente presenta síntomas de abstinencia a heroína en ausencia de consumo.
    En los consumidores crónicos de heroína es frecuente que exista un consumo simultáneo de cocaína por vía fumada o intravenosa.
    La finalidad es contrarrestar los efectos indeseables de ambas al combinar los efectos estimulantes de la cocaína con los relajantes de la heroína.
    Así mismo, suele ser frecuente el consumo simultáneo de benzodiacepinas y/o alcohol con una doble finalidad; o prolongar el “colocón” de la heroína o paliar las posibles manifestaciones del síndrome de abstinencia si ha consumido menos dosis de la habitual.

    Puedes contactar con especialistas en adicciones para diagnosticar y tratar tu adicción o la de tu familiar en Rehably. La adicción a la heroína, al ser una enfermedad, tiene que ser diagnosticada por un facultativo sanitario

    Contactanos