• contactanos@rehably.es
img-Sintomas del consumo de heroina

Síntomas del consumo de heroína

La intensidad de los síntomas derivados del consumo de heroína está basada no sólo en los lugares donde actúa la sustancia a nivel del sistema nervioso sino también en la pureza de la misma y en la forma de administración.

Intoxicación, sobredosis y síndrome de abstinencia

No es lo mismo administrar heroína tailandesa por vía intravenosa que hacerlo con la mexicana; no es lo mismo ingerir codeína que fentanilo. Otros factores a tener en cuenta son la susceptibilidad de la persona y su tolerancia; no es lo mismo alguien que lleva consumiendo seis meses que alguien que lleva consumiendo 20 años.

Intoxicación aguda: Partamos de la base de que la heroína y en general los opioides son depresores del sistema nervisos central. Como consecuencia de este efecto el ritmo cardiaco (bradicardia) y la frecuencia respiratoria (bradipnea o apnea) descienden. Hay una relajación del tono muscular, el ritmo intestinal disminuye o se anula y se aprecia una disminución del nivel de conciencia (estupor o coma). A nivel ocular las pupilas se muestran puntiformes (miosis).

En general podemos decir que la triada de signos que definen a una intoxicación por heroína son:

  • Sobredosis: Todos los signos y síntomas descritos anteriormente se acentúan. La bajada del ritmo en la respiración es máxima a los 7-10 minutos de la administración, pudiendo producirse una parada respiratoria. Esto explica que muchas de las sobredosis por heroína causen el fallecimiento del individuo antes de ser atendido por los servicios de emergencias sanitarias. La miosis es extrema y afecta a ambos ojos (pupilas como cabezas de alfiler), pudiendo haber una dilatación momentánea (midriasis) en el caso de que el sistema nervioso sea privado de oxígeno. Puede haber vómitos y como la persona está inconsciente el contenido del estómago puede pasar a la vía respiratoria dando lugar al fenómeno de broncoaspiración. Se ha visto que un porcentaje nada desdeñable de las personas con sobredosis por heroína u otros opioides pueden tener un cuadro clínico llamado edema agudo de pulmón; en éste los pulmones se llenan literalmente de líquido. A nivel del sistema nervioso central, aunque no es frecuente, puede haber convulsiones. No suelen asociarse a la heroína, pero si con la petidina (derivado de la meperidina).
  • Intoxicación crónica: La intoxicación crónica de heroína u otros opioides no existe como tal; más bien es una situación en la que la persona consume varias veces al día con el fin de evitar el síndrome de abstinencia; es decir se consume para no estar mal mientras que al inicio del consumo se consumía para estar bien. Este consumo perpetuado en el tiempo determina una serie de consecuencias que más adelante veremos.
  • Síndrome de abstinencia: Como vimos en apartados previos, este cuadro es consecuencia de una producción elevada de noradrenalina por parte del sistema nervioso central, que condiciona una serie de síntomas y signos cuando cesa abruptamente el consumo o la dosis consumida es menor de la habitual. ¿Cuáles son? A grandes rasgos podemos decir que ocurre todo lo contrario a lo de la intoxicación aguda. La persona se muestra irritable y ansiosa, pudiendo tener nauseas y/o vómitos. Aqueja molestias y dolores musculares a modo de calambres. Es característico el lagrimeo y la rinorrea (expulsión de moco líquido y transparente por las fosas nasales). La piel está fría y de gallina (piloerección) con sudoración abundante. El ritmo intestinal se acrecienta dando lugar a diarrea. La persona bosteza intensamente y tiene dificultad para conciliar el sueño. En algunos casos puede haber fiebre. En resumen, podemos asumir que se trata de un cuadro similar al de una gripe; aunque sea escandaloso y molesto, no es mortal. Asocia, como es de esperar, un intenso deseo de consumo. Un ejemplo muy gráfico y bien conseguido de “mono de heroína” es de la película "Trainspotting" del director británico Danny Boyle.

La bajada del ritmo en la respiración es máxima a los 7-10 minutos de la administración, pudiendo producirse una parada respiratoria lo que explica que muchas de las sobredosis causen el fallecimiento del individuo antes de ser atendido por los servicios de emergencias

Recuerda que:

  • Al inicio de la adicción se consume por los efectos placenteros; en casos crónicos y avanzados se consume para no estar mal.
  • La intensidad de la intoxicación aguda y de la sobredosis depende del tipo de sustancia consumida, de su pureza y de la vía de administración.
  • La heroína y los opioides tienen efectos DEPRESORES sobre nuestro organismo. La sobredosis puede llegar a ser mortal y de rápida instauración
  • El síndrome de abstinencia a opiáceos/opioides (SAO) es un cuadro molesto y alarmante para la persona que lo sufre, pero no es mortal a diferencia del alcohol.

Contactanos