• contactanos@rehably.es
adicciones-y-la-hiperactividad-impulsividad Rehably.es
RESUMEN

    Para entender esta postura, es necesario comprender estos dos trastornos desde una mirada conductual, enfocada principalmente en la dificultad para el control de impulsos que reviste para el sujeto que lo padece

    Tal parece que las adicciones y el TDAH guardan una relación cada vez más estrecha, en donde su sistema de recompensa cobra una importancia vital a la hora de comprender su funcionamiento.

    Para entender esta postura, es necesario comprender estos dos trastornos desde una mirada conductual, enfocada principalmente en la dificultad para el control de impulsos que reviste para el sujeto que lo padece.

    De hecho, el abuso de sustancias o la adicción ha sido definida por Beck, Wright, Newman y Liese (1999) como “la utilización compulsiva que conduce a una red de enredos que comprenden problemas sociales, económicos y legales sobre los cuales el paciente ha perdido el control”, por lo que hace referencia a una dificultad para controlar aquellas acciones aun sabiendo que pueden desencadenar consecuencias negativas.

    La impulsividad, mas que una enfermedad, hace parte de un rasgo, o síntoma que está presente en varios tipos de trastornos, de hecho, en la actualidad, la impulsividad es considerada uno de los síntomas centrales del TDAH, más que la hiperactividad.

    Calderón (2003) en su tesis doctoral acerca del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad: programa de tratamiento cognitivo-conductual, destaca la definición de la impulsividad como “el déficit en la capacidad para inhibir conductas (autocontrol), incapacidad para refrenarse, y demorar las gratificaciones”, en este programa hace mención al modelo de Barkley (1997) que defiende que estos niños presentan un déficit en la capacidad para inhibir la conducta ante un estímulo, evidenciando una falta el autodominio.

    En ambos trastornos se pueden encontrar ciertas características comunes como la baja tolerancia a la frustración, escasa asertividad y el poco control de impulsos que llevan al sujeto a buscar gratificación de manera inmediata, ignorando las consecuencias posteriores o el análisis de las ventajas o desventajas que la conducta o sustancia ofrece en su efecto más duradero.

    Esta característica impulsiva de los TDHA asociada a los trastornos de conducta durante la niñez, aumenta el riesgo de conducta antisocial, abuso de alcohol o drogas en la adolescencia, por lo que se ha establecido la necesidad de trabajar en estos rasgos como parte de un tratamiento efectivo.

    ¿Qué sucede si debo tomar medicamentos con opioides?

    Los opioides son una clase de fármacos para reducir el dolor. Son medicamentos que deben contar con una fórmula médica para su administración.

    Sin embargo, a pesar del riesgo de generar dependencia, diversos estudios como los de Beck, Wright, Newman y Liese (1999) han comprobado en cuanto al tema de las adicciones, que los factores psicológicos y sociales serían más determinantes que los farmacológicos a la hora de convertir a un consumidor de drogas en una persona que abusa de las mismas y para ello explica el fenómeno de los pacientes de hospitales que reciben opiáceos para el dolor crónico o el dolor provocado por el cáncer, y a pesar de esto, pocas veces experimentan euforia y casi nunca llegan a desarrollar dependencia psíquica o adicción a los cambiantes efectos en el estado de ánimo que provocan los narcóticos.

    Esto explica la prevalencia de los factores psicosociales en el desarrollo de una adicción, y por esta razón, el tratamiento debería considerarlos para lograr resultados eficaces.

    La impulsividad de las adicciones

    Algunas personas adictas intentan por su propia voluntad, dejar las conductas adictivas, pero se ven enfrentados a un fenómeno conocido como craving, que es un deseo intenso de experimentar los efectos de una sustancia psicoactivas probada con anterioridad. Además, el efecto craving está relacionado con creencias negativas que generan un estado de ánimo deprimido y la desilusión por haber dejado de consumir, por eso se sienten nuevamente impulsados para volver al consumo.

    ¿Qué tratamiento existe para la impulsividad?

    El camino no es fácil, pero es posible, y actualmente existen muchas técnicas disponibles para tratar con este síntoma particular como lo es la impulsividad. Te recomendamos diversas técnicas cognitivas conductuales que te ayudarán a tomar el control de tu vida de una manera adecuada.

    La terapia cognitiva conductual es un tipo de psicoterapia orientada al análisis de los pensamientos y la modificación de las conductas, intenta reducir las reacciones emocionales excesivas y las conductas contraproducentes.

    Algunas estrategias cognitivas específicas ayudan a aliviar los impulsos y, al mismo tiempo, a establecer un sistema más fuerte de control interno. Es más, la terapia cognitiva puede ayudar a los pacientes a combatir su depresión, ansiedad o ira, que frecuentemente alimentan y provocan las conductas adictivas.

    ¿Te encuentras luchando con tus impulsos? No estás solo, en Rehably contamos con profesionales que comprenden esta dificultad y están dispuestos a ayudar.

     ¿Qué te ha parecido este blog? ¿Tienes alguna idea que puede aportar a este tema?

    Te invito a que compartas tu experiencia.

    Referencias Bibliográficas

    Beck, A.T; Wright, J.; Newman, C.F; y Liese, B. (1999) Terapia Cognitiva de las Drogodependencias, Madrid, Paidós.

     

    Calderón, C. (2003). Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad: programa de tratamiento cognitivo-conductual. (Tesis Doctoral). Universidad de Barcelona, España. 

    Tags
    Share Post