• contactanos@rehably.es
adicto-a-la-cocaina Rehably.es
RESUMEN

    La adicción a la cocaína es una enfermedad grave y potencialmente mortal que puede resultar muy difícil de superar. Para los adictos, la razón por la que no pueden dejar de consumir cuando toman la primera raya es la “compulsión” que la sustancia les genera. 

    Cuando eres adicto a la cocaína tu mente suele mentir cuanto te incita a consumir porque solo será esa dosis y que te vas a ir a casa con tu pareja o con tu familia.

    La realidad es que cuando terminas ese medio gramo ya todo se ha transformado.

    Comienza la odisea de correr a conseguir más dinero para sustentar la necesidad de consumo y a comprar más cocaína

    En este andar muchas personas enfermas de adicción combinan el consumo de cocaína con bebidas alcohólicas, juego, prostitución; el adicto a la cocaína entra en un bucle de policonsumo y acciones autodestructivas

    La realidad se convierte en cárcel para el adicto a la cocaína

    Tal y como lo relatan las personas que lograron salir de este estado de salud, la adicción a la cocaína te mantiene atrapado en tus pensamientos, como en una especie de paranoia. 

    Ahora todo lo haces con compulsión y miedo.

    • Consumes alcohol compulsivamente,
    • Buscas lugares, como tu coche, para encerrarte mientras consumes atrapado en tus pensamientos
    • Permaneces aislado del mundo, puedes llegar a confinarte por días en tu habitación. Persianas abajo, puerta cerrada con llave, hasta sin comer o beber. 
    • Cada adicto a la cocaína suma su propia manera de convertir su realidad en su cárcel personal. 

    Las situaciones aquí descritas puede ser surrealistas para quien no ha vivido de cerca una adicción, pero para un adicto y para su familia es el pan diario de su vida.

    Algo común entre los adictos es que en realidad ellos no tienen intención de hacer daño a su familia, amistades o pareja.  

    La culpa y la confusión como parte de la vida del adicto

    Cuando eres adicto a la cocaína la compulsión te convence de que solo es una raya y, sin saber cómo, horas después estás de regreso a casa, luego de agotar tu dinero y fuentes de financiación. 

    No solo has gastado todo el dinero del que disponías, también el que debías, puedes llegar al punto de empeñar tu móvil (con toda tu vida adentro). Regresas a casa destrozado, moral y físicamente, muchas veces con ganas de morir, derrumbado porque no te explica como pudo pasar esto.

    Surgen los diálogos internos. 

     - ¿Por qué me tiene que pasar esto?,

    - ¿Cómo le explico a mi familia lo que ha pasado si ni yo mismo lo entiendo?

    Además de las preguntas inexplicables, llegan las recriminaciones personales:

    - Acaso, ¿soy vicioso?, ¿un mal padre?, o tal vez ¿un mentiroso o un monstruo?

    Por su puesto, esta situación no es lo que querías.

    Es común que una persona que nunca ha padecido la adicción no entienda qué pasa por la cabeza de un adicto. Mucho menos en circunstancias en las que manipula, miente, hasta rompe la hucha de su hijo para conseguir el dinero necesario para comprar su dosis.

    En este punto, el adicto a la cocaína no tiene capacidad de parar. No puede decir “hasta aquí”. No va a parar mientras tenga cocaína y dinero. Solo el agotamiento es capaz de detener a un adicto cuanto la adicción está activa en su mente. 

    Hay esperanzas de recuperar una vida en paz contigo y con tu familia

    Si bien es cierto que la adicción es una enfermedad incurable, si es posible parar. Pero en necesario ser consciente de que si eres adicto y consumes, puedes perder todo, tus amigos se van a alejar, se irán a casa y seguirán con su vida.

     

    Todo lo que con esfuerzo has logrado la adicción se encarga de destrozarlo.

    La buena noticia para los adictos es que, aunque la adicción es una enfermedad incurable, se puede detener. Para lograr detener el avance de la adicción debes ser consciente de que no puedes hacerlo solo y dar el primer paso. Es momento de buscar ayuda.

    Si te sientes identificado con este artículo, ya sea por tu adicción a la cocaína o la de tu familiar. Debes saber que esta situación no es tu culpa, pero si es tu responsabilidad el poner todo tu esfuerzo para recuperarte y no consumir nunca más.

    En España existe una amplia red de centros de desintoxicación, ya sean de gestión pública o privada. También puedes acudir a grupos de ayuda psicológica, grupos de autoayuda como Narcóticos Anónimos y otros.

    En tu directorio Rehably tienes acceso a centros de tratamiento a las adicciones y a excelentes profesionales que te pueden ayudar siempre que tú así lo desees.

    Tags
    Share Post

    Comentarios

    Publica tu comentario

    Aparecerá como autor
    Será donde recibas las respuestas.Tu email no será nunca publicado