• contactanos@rehably.es
drogas-sexuales Rehably.es
RESUMEN

    Las drogas sexuales o el uso de drogas para tener sexo son más comunes de lo que se piensa. El sexo es una de las actividades que más disfruta el ser humano, por eso a lo largo de la historia se ha buscado la manera de extender este placer.

    Decenas de personas en el mundo acuden a los estupefacientes para mejorar la experiencia sexual o hacerla más duradera.

    El sexo duro con sustancias estimulantes está predominando en la sociedad actual hasta el punto de que se le ha definido como chemsex (sexo químico, en inglés). 

    Dependiendo de la droga, la jornada sexual puede extenderse por hasta 73 horas, aunque lo creamos poco posible.

    Esta práctica de usar drogas sexuales ha crecido en popularidad en España y lo practican tanto personas heterosexuales, como homosexuales y bisexuales, especialmente entre hombres de 30 y 40 años de acuerdo con una Encuesta Mundial de Drogas (Global Drud Survey 2022).

    Las drogas sexuales más comunes   

    Son muchas las personas que admiten que prefieren tener encuentros íntimos bajo los efectos de drogas sexuales porque estas los desinhiben e incluso puede llegar a aumentar el placer de la experiencia.

    El alcohol

    El alcohol es la sustancia más empleada, según los especialistas, para tener sexo duro. Según la encuesta mundial, aproximadamente un 60% de las personas consumen bebidas alcohólicas antes de tener relaciones sexuales. 

    Beber licor incrementa los niveles de testosterona en las mujeres. Esta hormona juega un rol importante en el deseo sexual y los expertos aseguran que podría ser un factor para aumentar el lívido en las féminas.

    La marihuana

    En las drogas del sexo se encuentra el cannabis o la marihuana como la opción más popular. Alrededor de un tercio de las personas admitieron que fuman un porro antes de tener encuentros íntimos. 

    Se trata de una potente droga afrodisíaca que incrementa el placer porque, además de disminuir los complejos, hace a las personas más sensibles y se dice que aumenta el tiempo del orgasmo.

    El éxtasis

    Otras de las drogas sexuales es el éxtasis que combina efectos estimulantes y psicoactivos que invitan a socializar, lo que rompe la primera barrera para lograr una mayor empatía. 

    El éxtasis se considera una de las drogas del sexo porque potencia el deseo sexual y lo combinan con euforia y bienestar. 

    Aunque la cocaína también es un estupefaciente que tiene popularidad como afrodisíaco y muchos tienden a acudir a ella, la realidad es que aunque ayuda a socializar y a “ligar”, como se dice popularmente, tiene un efecto anestésico que no beneficia para nada la potencia de la relación sexual.

    Viagra, la droga sexual más famosa

    Sin duda alguna, entre las drogas sexuales más famosas predomina la viagra, pues se concibió con el propósito de ayudar de forma química a mejorar las relaciones sexuales.

    Se calcula que la mitad de los hombres mayores de 50 años padecen de disfunción eréctil y este es un problema que, las también llamadas drogas azules, puede solucionar. 

    Esta droga salió al mercado hace 20 años y tiene como principio activo Sildenafil. Generalmente, las personas se la toman una hora antes del sexo y comienzan a notar una mayor concentración de la sangre y una erección prolongada.

    Drogas sexuales para mujeres

    La revolución que ha significado la viagra ha hecho que muchas se preguntan si también puede haber una sustancia similar para mujeres. 

    De acuerdo con los estudios de la Organización Mundial de la Salud, 4 de cada 10 mujeres aseguran tener problemas sexuales. 

    En la actualidad, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó dos medicamentos. Uno de ellos es una pastilla llamada flibanserina (Addyi), que en un principio tuvo una finalidad antidepresiva, como tratamiento para la falta de deseo sexual en mujeres premenopáusicas.

    Por otro lado, FDA también aprobó para las mujeres un fármaco inyectable, bremelanotida (Vyleesi) para tratar la falta de deseo sexual en mujeres. El medicamento se inyecta en el abdomen o muslo por lo menos 45 minutos antes de tener sexo. No se debe usar más de una vez al día o de ocho veces al mes. 

    Los posibles efectos secundarios de la bremelanotida pueden incluir náuseas, dolor de cabeza, vómitos y reacciones en el sitio de la inyección. Habla con el proveedor de atención médica para saber si esta podría ser una opción para ti.

    Efectos secundarios

    A diferencia de la Viagra, el resto de las otras drogas y el sexo pueden traer consecuencias negativas para la salud. Entre estas se incluyen desde náuseas, dolor de cabeza, vómitos hasta aumento de la presión arterial.

    También es de destacar que las drogas del sexo pueden generar adicción cuando se habla de sustancias como el alcohol y marihuana, por ejemplo, que no han sido indicadas por ningún especialista.

    Otro problema que se presenta con las llamadas drogas del sexo es que al no estar totalmente conscientes las personas pueden tener relaciones sin protección y se incrementan problemas como el VIH y la hepatitis C

    Por último, como consecuencia para el organismo, el uso descontrolado de drogas para tener intimidad puede derivar en problemas mentales.

    Consumir drogas del amor o estimulantes para las relaciones sexuales es algo que se ha puesto de moda y que puede convertirse en un problema de salud pública mundial, si no se toman las medidas correspondientes. 

    Lo recomendado es alejarse del peligro y no depender de las drogas para tener una vida sexual plena.

    Share Post