• contactanos@rehably.es
las-drogas-son-adictivas Rehably.es
RESUMEN

    La mayoría de las personas tenemos una idea equivocada de quienes dependen de sustancias legales o ilegales para encontrar cierta “estabilidad” en el día. Tendemos a juzgarlos, desconociendo que lo hacen porque las drogas son adictivas.

    “Me drogo porque soy vicioso” tienden a decir los afectados en forma seca, solo para explicar su realidad y para lograr que la sociedad deje de señalarlos, porque no todos entienden qué sucede detrás de una adicción

    El drogadicto comienza a probar la sustancia o comportamiento y siente placer, pero llega un momento en que no sabe como dejar la droga y ya no es divertido. 

    El consumo se convierte en una necesidad que lo lleva a tener actitudes compulsivas y a hacer cosas que jamás pensó que serían posibles de su parte.  

    Es difícil para el adicto decirle no a las drogas una vez que se ha caído en ellas. 

    Es común asumir que la dependencia y la adicción solo tiene que ver con la cocaína, la heroína y las sustancias ilícitas, pero la verdad es que podemos hacernos adictos a comportamientos o sustancias totalmente permitidas por las autoridades. Tal es el caso del alcohol, el tabaco, las nuevas tecnologías o los juegos de azar.

    Porque las drogas son adictivas es que tienen el poder de atrapar en ellas a personas a las que les cuesta controlar lo que hacen y cuándo lo hacen. 

    También sucede que los individuos con problemas de ansiedad y estrés o asiduos a la soledad y el aislamiento, así como baja autoestima e inseguridad suelen ser más vulnerables a las adicciones.

    El problema de la drogodepencia y porque las drogas son adictivas

    La mayoría de las personas caen en el consumo de sustancias para escapar de una realidad, para sumarse a un grupo social, por experimentar o por sentir placer.

    Pero llega un momento en que ya nada es diversión, ni escape; porque las drogas son adictivas y, más temprano que tarde, todo se torna oscuro.

    Es medio de esa oscuridad donde lo que antes le daba placer, ahora solo sirve para calmar la angustia que le causa la ausencia del objeto de su compulsión.

    Las personas que rodean al adicto tienden a caer en el error de juzgarlo. Consideran que solo tiene “un mal hábito” y que puede dejarlo cuando quiera. 

    La realidad es que la adicción se trata de una enfermedad, incluso reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    El cerebro del adicto no es igual al de una persona sana

    La necesidad imperiosa de sustancias o conductas que causan la adicción genera cientos de cambios en la anatomía del cerebro

    Debido a que las drogas son adictivas, se modifica la química cerebral, así como la señalización de célula a célula, incluso en las brechas entre las neuronas.

    En virtud de la plasticidad del cerebro, la adicción remodela circuitos neuronales para darle un valor supremo a la droga o al comportamiento compulsivo colocándola por encima de otros intereses como la familia, el trabajo, la salud y la propia vida. 

    Al adicto solo le interesa obtener la sustancia de su obsesión.

    Lo que en un principio parece activar sensaciones de placer y euforia, termina convirtiéndose en una necesidad que se busca de forma imperiosa ya no para sentir alegría, sino para calmar la abstinencia

    En palabras simples, porque las drogas son adictivas pasan de ser supuestas “amigas” a terribles “verdugos”.

    Rasgos de personalidad de un adicto

    La personalidad de un alcohólico o de un drogadicto a cualquier sustancia tiene características especiales. 

    La persona consume porque las drogas son adictivas, pero no todo el mundo cae en el abismo. Hay ciertos rasgos que hacen a una persona más vulnerable a volverse adicta que otras.

    Los adictos padecen de incapacidad para controlar los impulsos, buscan siempre reacciones nuevas y esto puede hacer que cada vez caigan en drogas más fuertes o de peores resultados, teniendo un constante deterioro. 

    Son personas que no ven los matices de la vida, sino que son extremistas y ven los hechos en blanco y negro, sin percibir los puntos intermedios o sus opciones.

    Por otro lado, quienes son vulnerables a la adicción suelen tener bajo compromiso con los valores humanos y las metas personales. Son ansiosos y padecen de estrés; y en general tienden a preferir la soledad y el aislamiento. 

    Las drogas tienden a volver más espontáneas a las personas tímidas e inseguras, esto los ayuda a salir del encierro y los hace más sociables por lo que en un principio les resulta atractivo. 

    Los adictos, como se dijo, padecen de baja autoestima y constantes cambios en su estado de ánimo. Buscando salida al problema, pasan de una sustancia a otra. Muchos caen en un estado de negación. 

    ¿Por qué las drogas son adictivas?

    El problema de la adicción es amplio y de aquí la imperiosa necesidad de entender el porqué las drogas son adictivas. 

    Hay muchos factores que hacen que estas sustancias o comportamientos causen dependencia. Todo comienza en una efímera sensación placer y energía que llevan a una falsa una visión de la vida más alegre.

    Las personas también se enganchan en las drogas porque al inicio los ayuda a “escapar” por un momento de un determinado problema, sea la depresión, angustia o aburrimiento, entre otros.

    Otro factor porque las drogas son adictivas es porque generan abstinencia

    En poco tiempo ya no se consumen solo por escapar de una realidad o sentir placer, sino por la ansiedad que se siente al faltar la sustancia en el cuerpo. Lo que en un principio parece ser un escape al un dilema o disgusto, termina convirtiéndose en un problema más grande.

    Las drogas pueden llevar a la persona a hacer cualquier cosa para obtenerlas.

    Para enfrentar este problema lo primero que se debe hacer es salir de la negación, entender que estamos frente a un problema real y que no estamos solos. 

    Así que no se trata de esconderse detrás de una coraza y asumir que se es vicioso como una forma de defensa ante la mirada inquisidora de otras personas. Hay razones de fondo que tocan lo físico y lo psíquico. La adicción es una enfermedad.

    Son millones de personas las que padecen de drogadicción, pero también son millones las que han salido de ella. 

    Siempre hay una luz abierta para cada caso y aprovecharla es la mejor opción. Es mejor pedir ayuda para lograr salir de las adicciones.

    Si no tienes con quien hablar, puedes acudir a plataformas como Rehably, donde te ofrecemos la información que encuentres a los especialistas o centros ideales para tratar tu adicción y salir del abismo de las adicciones.

    Comentarios

    Publica tu comentario

    Aparecerá como autor
    Será donde recibas las respuestas.Tu email no será nunca publicado