• contactanos@rehably.es
puedo-drogarme-sin-volverme-adicto Rehably.es
RESUMEN

    ¿Es posible drogarte sin volverte adicto? Descubre la respuesta en este artículo y los diferentes factores que influyen a la hora de desarrollar una adicción.

    Si bien la adicción es una enfermedad compleja con múltiples factores involucrados, la pregunta de si existen personas "inmunes" a ella sigue siendo intrigante. Hay personas que son más resistentes a una sustancia, pero si insistimos, todos podemos hacernos adictos a una sustancia con un poder adictivo, independientemente de que nos pueda costar más o menos. Por lo que no es posible drogarse sin volverse adicto, tarde o temprano.

    ¿Consumo patológico vs. adicción: dónde radica la diferencia?

    Si bien ambos términos se asocian con patrones de comportamiento problemáticos, es fundamental diferenciarlos adecuadamente para comprender su naturaleza y abordaje terapéutico.

    Consumo Patológico:

    El consumo patológico se caracteriza por un uso excesivo y dañino de una sustancia o actividad, sin que necesariamente implique una alteración del funcionamiento cerebral o genere consecuencias graves en todas las áreas de la vida del individuo.

    Adicción:

    La adicción, por otro lado, se define como una enfermedad compleja que involucra cambios neurobiológicos y psicológicos. Se caracteriza por el uso compulsivo de una sustancia o actividad a pesar de las consecuencias negativas en múltiples aspectos de la vida.

    Diferencias Clave:

    • Impacto Cerebral: La adicción produce alteraciones significativas en el funcionamiento cerebral, mientras que el consumo patológico no siempre implica este tipo de cambios.

    • Consecuencias Negativas: La adicción genera consecuencias graves en todas las áreas de la vida, mientras que el consumo patológico puede tener un impacto más limitado.

    • Dependencia: La adicción implica dependencia física o psicológica, mientras que el consumo patológico no siempre presenta este tipo de dependencia.

    • Control: En la adicción se pierde el control sobre el comportamiento, mientras que en el consumo patológico puede mantenerse cierto grado de control.

    Persona con adicción fumando un porro

    ¿Por qué algunas personas se vuelven adictas a las drogas y otras no?

    No hay un solo factor que puede predecir si una persona se volverá adicta a las drogas. Una combinación de factores influye el riesgo a la adicción. Si una persona tiene más factores de riesgo, el potencial de llevarse adicta con usar drogas es más grande.

    ¿Qué factores biológicos aumentan el riesgo de adicción?

    La genética:

    • Herencia: Si tienes familiares con problemas de adicción, tu predisposición genética puede ser mayor. Esto se debe a que ciertos genes pueden influir en cómo tu cerebro procesa las recompensas y los castigos, haciéndote más susceptible a la adicción.

    • Genes específicos: Algunos estudios han identificado genes específicos relacionados con la adicción a ciertas drogas, como el gen DRD2 que está asociado con la adicción a la dopamina.

    • Epigenética: Incluso si no heredas directamente genes que te predisponen a la adicción, los factores ambientales pueden modificar la expresión de tus genes (epigenética) y aumentar tu riesgo. Por ejemplo, el estrés temprano en la vida puede aumentar la susceptibilidad a la adicción.

    La química cerebral:

    • Sistema de dopamina: Las drogas liberan dopamina, un neurotransmisor que produce sensaciones de placer y recompensa. Las personas con niveles más bajos de dopamina natural o con mayor sensibilidad a este neurotransmisor pueden buscar las drogas para compensar esa deficiencia, aumentando su riesgo de adicción.

    • Otras vías cerebrales: Las drogas también pueden afectar otras vías cerebrales involucradas en el aprendizaje, la memoria y el control del comportamiento, lo que contribuye a los patrones de comportamiento adictivo.

    • Enfermedades mentales: Las personas con trastornos mentales como la depresión o la ansiedad pueden tener una química cerebral alterada que las hace más propensas a la adicción como forma de automedicación.

    El desarrollo cerebral:

    • Cerebro en desarrollo: El cerebro continúa desarrollándose hasta los veinticinco años aproximadamente. Durante este tiempo, es más vulnerable a los efectos dañinos de las drogas. El consumo de drogas a temprana edad puede alterar el desarrollo del cerebro y aumentar significativamente el riesgo de adicción en el futuro.

    • Cambios estructurales: Las drogas pueden causar cambios estructurales en el cerebro, como la reducción de la materia gris en áreas relacionadas con el control del comportamiento y la toma de decisiones, lo que dificulta resistir la adicción.

    Botellas de alcohol que representan la adicción al alcohol

    ¿Qué factores ambientales aumentan el riesgo de adicción?

    En el hogar:

    • Problemas familiares, falta de apoyo, padres o familiares que consumen drogas o alcohol.

    • Falta de reglas claras y supervisión por parte de los padres.

    • Hábitos familiares poco saludables, como el consumo excesivo de drogas, alcohol o tabaco.

    En la escuela y con los amigos:

    • Presión de los amigos para consumir drogas.

    • Dificultades en la escuela o baja autoestima.

    • Falta de habilidades para hacer amigos o resolver problemas.

    En el entorno social:

    • Drogas fáciles de conseguir.

    • Entorno donde el consumo de drogas es normal o visto como algo positivo.

    • Pobreza, falta de oportunidades o violencia en el barrio.

    Persona con adicción a las benzodiacepinas

    ¿Puede ser curada la drogadicción?

    Si bien no existe una cura definitiva, la recuperación de la adicción es posible con el tratamiento y el apoyo adecuados. Las personas que se están recuperando de la adicción pueden experimentar recaídas durante años o incluso toda su vida. Sin embargo, las investigaciones demuestran que la mejor oportunidad de éxito para la mayoría de los pacientes se logra al combinar medicamentos con terapias conductuales.

    Los enfoques de tratamiento individualizados, que se adaptan al patrón de consumo de drogas de cada paciente y a cualquier problema médico, mental o social que pueda estar presente, pueden conducir a una recuperación sostenida.

    Prevención de las adicciones a las drogas

    Se requiere un enfoque integral que aborde los factores biológicos, ambientales y sociales que contribuyen al riesgo de consumo y dependencia. 

    A nivel individual:

    • Educación y sensibilización: Brindar información precisa y oportuna sobre las drogas, sus efectos y las consecuencias del consumo, tanto a jóvenes como a adultos.

    • Habilidades para la vida: Fomentar el desarrollo de habilidades para la toma de decisiones, el manejo del estrés, la resolución de conflictos y la comunicación efectiva, empoderando a las personas para hacer elecciones saludables.

    • Apoyo social: Fortalecer las redes de apoyo social positivas, incluyendo la familia, amigos y grupos de apoyo, para brindar contención y fomentar comportamientos saludables.

    • Salud mental: Promover el acceso a servicios de atención y tratamiento de salud mental de calidad, abordando tempranamente problemas como la ansiedad, la depresión y el trauma.

    A nivel familiar:

    • Comunicación abierta: Fomentar una comunicación abierta y honesta entre padres e hijos sobre las drogas y los riesgos asociados a su consumo.

    • Establecimiento de límites: Establecer límites claros y consistentes sobre el comportamiento esperado en relación con las drogas.

    • Monitoreo y supervisión: Supervisar el paradero y las actividades de los hijos de manera adecuada, sin invadir su privacidad.

    • Relación positiva: Fortalecer el vínculo afectivo entre padres e hijos, creando un ambiente familiar cálido y de apoyo.

    A nivel comunitario:

    • Disponibilidad reducida: Limitar el acceso a las drogas a través de medidas como el control del tráfico y la venta, y la regulación de sustancias con potencial adictivo.

    • Oportunidades alternativas: Promover actividades recreativas y de desarrollo positivas que ofrezcan alternativas saludables al consumo de drogas.

    • Sensibilización comunitaria: Implementar campañas de sensibilización y educación dirigidas a la comunidad en general, involucrando a diferentes sectores sociales.

    • Intervenciones tempranas: Brindar intervenciones tempranas y efectivas a las personas que presentan signos de consumo problemático de drogas, conectándolas con servicios de tratamiento y apoyo adecuados.

    Es importante destacar que la prevención de la adicción a las drogas es una responsabilidad compartida. Gobiernos, instituciones educativas, familias y comunidades deben trabajar en conjunto para crear un entorno social que promueva la salud, el bienestar y la resiliencia frente al consumo de drogas.

    Persona fumando un cigarrillo representando la adicción al tabaco

    ¡En Rehably podemos ayudarte!

    Somos un directorio web que ofrece información sobre centros y especialistas en el tratamiento de adicciones.

    Nuestra función es proveer un contacto directo entre los pacientes y los centros o especialistas.

    Nuestro servicio de asesoramiento es gratuito y confidencial.

    Si usted o alguien que conoce está luchando contra la adicción, no dude en solicitarnos ayuda.

    Tags
    Share Post